Un nuevo gran premio con exhibicion de Rossi y problemas con Michelin

Miércoles, 27 Agosto   

El Gran Premio de la República Checa repitió un final con idénticos protagonistas como en la carrera de Laguna Seca, en la que Valentino Rossi (Yamaha) se llevó la victoria y se solidificó en el liderato del mundial, y donde se manifestó con toda su fuerza unos problemas de neumáticos en las motocicletas que montan gomas Michelin.

El circuito de Brno fue una repetición de aquel desenlace en los Estados Unidos; Rossi volvió a ganar y las motos de Michelin hicieron agua por todas las curvas, un hecho que ha generado mucha polémica en el mundial al que es ajeno Rossi, quien en la reunión de pilotos mantenida el sábado no las tuvo todas consigo para acompañar la idea generalizada de empujar a los organizadores para que la temporada que viene el campeonato sólo cuente con un suministrador de neumáticos.

De hecho, Rossi fue bastante honrado al finalizar la carrera y reconoció que en la cuestión de los neumáticos está saliendo favorecido (cambió a Bridgestone a mitad de temporada a pesar de que Yamaha montaba Michelin) y que mantiene a dos rivales (Lorenzo y Pedrosa) apartados de sus aspiraciones por unas cuestiones técnicas como son las gomas.

Rossi, que ha cobrado ya una distancia de cincuenta puntos como líder, parece haber iniciado su paseo triunfal hacia un nuevo título mundial, el octavo, sin que se sienta amenazado por ningún rival, dada la actuación de ayer de Casey Stoner (Ducati), hasta hace unas semanas un baza ganadora, pero que se cayó al suelo en Brno cuando iba cómodamente tranquilo en la primera posición.

La sombra de Rossi, a un segundo largo de distancia, mientras éste mantenía siete con el tercero, durante una media docena de vueltas, fue suficiente para generar demasiada tensión en un Stoner que cayó al suelo en un paso por curva en una pista completamente seca.

Con este nuevo triunfo, y a falta de seis carreras, existen muy poca confianza de que el mundial llegue a Valencia con alguna opción entre dos pilotos, pues se entiende que mucho antes Rossi se alzará con el cetro mundial.

La ventaja con la que cuenta Rossi ya no es que sea el gran especialista en la categoría reina del MotoGP, sino que se le han ido cayendo los rivales, entre ellos, su propio compañero, Jorge Lorenzo, quien tuvo un arranque muy prometedor en el mundial, con victoria en Portugal, y Dani Pedrosa (Honda), quien ayer dijo adiós al mundial casi entre lágrimas, por la “vergüenza” padecida, como él la definió, por la vivencia que le tocó soportar encima de una moto que no era competitiva.

La imagen de todo un aspirante a ganar el mundial en penúltima posición fue realmente impactante. Así lo transmitió Pedrosa al final de la carrera, que reconoció que estuvo a punto de bajarse de la moto porque no soportaba más vergüenza. Pedrosa, igual que muchos pilotos, se queja de que los neumáticos Michelin no son competitivos frente a los Bridgestone, que montan la mayoría de los competidores.

Hoy Pedrosa volverá al circuito de Brno para realizar una tanda de entrenamientos en los que, entre otros objetivos, Michelin debería aportarle soluciones palpables en las gomas, especialmente en la delantera, que es donde la motocicleta ha perdido agarre, y ello se manifiesta en las curvas. Pedrosa ha amenazado con que si los ensayos no son satisfactorios, ya ni se quedará a la sesión de mañana.

Otro que podría aparecer por el circuito para probar una Ducati es el catalán Sete Gibernau, que ayer aterrizó en la República Checa. Nadie del equipo Ducati ha dado ninguna explicación, y se han limitado a apuntar que Gibernau está en Brno para hablar. Sin duda, las especulaciones son muchas, pero la mayoría se centran en que después de la caída de Stoner, y dado que Marco Melandri es incapaz de ser competitivo con la Ducati, el equipo italiano ha vuelto a reclamar al catalán para trabajar con ellos y, quién sabe, si subirse a la moto en Misano dentro de dos semanas.

Ninguna de estas dos especulaciones ha sido confirmada por Ducati y todo queda a la espera a ver si Gibernau subirá a la Ducati nuevamente, como ya hiciera hace unas semanas, en el circuito de Brno.

Además de estas situaciones que vive el MotoGP, la carrera reina de ayer confirmó que Toni Elías (Ducati) sabe resurgir de las cenizas. Después de muchas dudas acerca de su futuro, un segundo lugar en Brno, donde hizo una carrera impecable, le ha colocado en una situación mucho más satisfactoria de cara al año que viene, como él mismo reconoció, ya que todo apunta a que finalmente aceptará el desafío de unirse al nuevo equipo de Jorge Martínez ‘Aspar’ de MotoGP, en el que el valenciano podría disponer de una Kawasaki o, incluso, una Ducati.